TARTA PARA UNA VIAJERA

photo_2017-06-23_20-43-26.jpg

Antes de empezar a leer, tenéis que aceptar unas disculpas. ¿Las habéis aceptado? Genial, empezamos.

Pues bien, esta tarta la veréis a cachos, porque yo no sé que pasa a veces, que las fotos hacen como los calcetines en la lavadora. ¿Sabéis eso de que metes dos calcetines iguales y al ponerlos a secar hay solo uno, o aparecen diferentes?

Pues con esta tarta nos ha pasado lo mismo. ¡Pero tal cual! Hemos hecho unas fotos preciosas, de esas que está enfocadita la muñeca y el resto desenfocado rollo profesional, y cuando vamos a coger las fotos…nos falta la general. ¡Pero cómo puede ser?

Ya no tenemos más maneras de pensar, así que ahora os toca poneros neuronas al poder vosotros y, con nuestras fotos, haceros la idea de lo fabulosa que era esta tarta cuando se veía entera.

Gracias por la comprensión jajaja